Das Gold im neuen Altgeist

Michael Shipman

0.  Preludio

Leyendas nórdicas se hacen vivas por el gran Rin. Este hermoso río crea y forma gente e ideas a través de épocas innumerables. Sus aguas sabias guardan los secretos del oro sin creador—como se buscaba y se preciaba, como por él se luchaba, y como se robó. El oro es la fuerza de la bendición y de la maldicíon cuando se forja en las manos de los hombres y dioses. Éste es el centro invariable de la historia que se cuenta a través de estas obras. Del fondo de los colores elementales surgen las hijas del Rin, que se mueven entre las olas del azul y rojo y el brillo del oro. Se hacen dioses y se forjan ciudades y monumentos del oro, y aún son arrojadas en una vida de dolor y labor. Y vagan por el mundo en busca del oro. Las más grande de sus ciudades es Valjala, y el más grande de sus dioses es Wotan, el noble, que dio un ojo por poder y sus días para vagar por la tierra, procurando lograr el oro que ya no puede ver. 

the Origin

1.  El ciclo comienza

 

Comenzamos un viaje a través de las escenas en esta ópera pictórica con la hija del Rin en la pintura La ventana. Los primeros rayos dorados del sol hacen brillar los rojos y azules, y la hija contempla las historias que se desarrollarán de ellos, y en que ella misma participará. Día a día, época a época, las hijas del Rin luchan con los colores elementales, de los cuales nacieron y con los cuales construyen sus moradas y caminos. Mientras que pueda desarrollarse una infinitud de historias, los tres colores elementales forman el centro invariable de su creación. 

 

2.  El río Rin

 

El rojo cede al azul, y una figura de árbol se destaca contra el cielo amarillo. El azul y el amarillo crean el verde, que cubre los árboles, y el azul, amarillo, y rojo hacen el marrón, que da forma a las ramas del fresno del mundo, como a cada árbol de la tierra. Mientras los colores elementales separan y mezclan, las figuras mueven entre sus olas. 

 

the Origin

3.  Valjala

 

Deseosas por el poder del anillo, las hijas del Rin son impelidas a una vida de fervor y descontento. Mientras más se esfuerzan por alcanzar el anillo, más impotentes se hacen para liberarse de su encanto. Con el oro que acumulan, se hacen dioses y construyen una gran ciudad, Valjala. 

 

the Origin

4.  Las olas

 

Las aguas del Rin se levantan en oleadas y sus colores se hacen inquietos con el clamor de las hijas. El río crece e inunda sus orillas, despertando toda la naturaleza, que lucha para contener las fuerzas que la amenazan. Entre el tumulto, las hijas del Rin, abrumadas de anhelo por el oro robado, se acuerdan con angustia de su luz que moraba antiguamente con ellas. 

 

the Origin
the Origin

5.  El ciclo sigue

 

El brillo de Valjala arroja una luz afectada sobre las aguas del río Rin. Los dioses se regodean en su lustre, escondiéndose la cara de los llantos de las hijas del Rin, que anhelan el retorno del oro. Con las llamadas de Valjala resonando en sus orejas, las hijas consideran el oro que deberían haber protegido. Se acuerdan de la advertencia de Erda de rechazar el anillo de poder, que se había forjado a manos de los ciudadanos de la ciudad. 

 

6.  El ciclo termina

El árbol verde que estaba antaño al lado del camino ya no está allá, y el resplandor rojo de los últimos rayos del sol en la roca se ha puesto. Y ahora los colores elementales resurgen del fondo del río. El azul que dio vida a sus hijas, el rojo que las protegía en el tumulto de las olas, y el amarillo dorado que les iluminaba el camino cubren las hijas del Rin, y el oro vuelve al río. 

 

the Origin
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon